*

para que, si se dan las condiciones sanitarias, celebremos la Asamblea Anual en el Euskalduna de Bilbao ...

Respuesta de la Consejera de Salud a Nagusiak
en relación al estado en Euskadi de las vacunaciones,
y nuestra valoración de la misma :



Respuesta de la Consejera

0=0=0=0=0=0=0=0=0=0=0=0=0=0=0=0
Nuestra valoración de la respuesta :

Estimada Consejera :

Hemos recibido la respuesta a nuestra carta con una mezcla de sentimientos entre la decepción y la tristeza.

Su respuesta nos confirma lo poco que significamos las personas mayores de 65 años para las administraciones que tienen la responsabilidad de protegernos y en cuyas manos hemos puesto esa misión, confiando en que la cumplieran. 

Nos infravaloran en muchos aspectos. Nos dicen que quizá no tengamos los detalles suficientes para valorar nuestra situación. NAGUSIAK y otros colectivos de personas mayores nos preocupamos por informarnos y por estar al día de todo lo relacionado con nuestra salud porque nos va la vida en ello y algunos de nosotros/as poseemos una formación médica cualificada.

Cuando ofrecemos nuestra opinión lo hacemos con rigor, apoyándonos en la ciencia (y en nuestra conciencia) y en obviedades como el resultado de la experiencia de la vacunación en algunos países como Israel, que han dejado unas estadísticas que avalan nuestras peticiones.

Ningún ensayo clínico de ninguna otra vacuna o medicamento con anterioridad ha sido tan inequívocamente respaldado por la experiencia como las vacunas frente al coronavirus, y en concreto la vacuna de AstraZeneca, que ha sido administrada a millones de personas de todas las edades sin problemas reseñables, sin correr riesgos.

Aun aceptando que los problemas de coagulación presentados tras la inyección de la vacuna de AstraZeneca (sobre todo en algunas pacientes), suponen una incidencia del 1/1.000.000. Este mismo problema de coagulación lo presenta la inyección de heparina en los postopertorios, pero en este caso, supone el 1/100. Los experto dicen que los beneficios superan con mucho los riesgo. Lo que sí es un riesgo es no vacunar a la población más vulnerable, los mayores. 

Reiteramos nuestro malestar por el olvido al que nos vemos relegados y seguimos pensando que se hubieran podido evitar muertes. Les invitamos a que reconsideren nuevamente nuestras peticiones porque son razonables, posibles y absolutamente necesarias para frenar la pandemia y sus efectos más perversos sobre las personas de nuestro rango de edad.

Atentamente.